jueves, 23 de marzo de 2017

“¡Morfosis amigos!”

Migthy Morphin Power Rangers (2017) llegó a nuestras salas… y aquí van nuestros comentarios.



Por: Alexiel Vidam

Posiblemente una de las películas que más he esperado durante este año, ha sido la de los Power Rangers. ¿Por qué? Pues porque Power Rangers ha sido una de esas series que marcó mi infancia (y la de casi todos los niños de los 90’). ¿Cuántas veces hemos repetido el estribillo de “Go! Go Power Rangers!”? ¿Quién no moría por los muñecos que se transformaban (apretabas un botoncito, veías su cara humana; apretabas de nuevo, y el muñeco hacía “mórfosis” y aparecía con casco)?... Todos éramos conscientes de que la serie era, en muchos aspectos, “mala” (recontra Serie B a nivel de producción, una trama bastante sencilla, y unos villanos que daban más risa que miedo); sin embargo, las escenas de acción y un argumento lo suficientemente empático como para despertar nuestro complejo de superhéroe, lograban mantenernos pegadazos a la tele… y ha sido así con generaciones de generaciones, pues -hasta hoy- la serie cuenta con más de 24 temporadas.


Pero vayamos a la película en sí. Para comenzar, si no has visto nada de Power Rangers pero la película despierta tu curiosidad (o simplemente estás acompañando a tu amigo “friki” a verla), te tengo una buena noticia: esta película es un “reboot” (una reinterpretación del universo), o sea que no tendrás problemas para comprenderla; lo que sí es cierto, es que si has sido seguidor de la serie (o por lo menos de sus primeras temporadas), tu mirada hacia el filme será mucho más cariñosa y condescendiente con algunos vacíos que presenta la trama.

Yo fui hincha de toda la saga de Mighty Morphin Power Rangers; tuve mi álbum de figuritas y en secreto le daba chapes al Power Ranger de juguete de mi hermano (yo amaba a Tommy💗). Peeeeeeeeeeero, dado que ya llevo la etiqueta de “crítica” de cine desde hace algunos años, debo hacer mi tarea lo mejor posible y, por eso, mencionaré, de manera equilibrada, los puntos a favor y en contra que presenta la película.


¿Quién no quería uno de éstos?

Para comenzar, hay que decir que visualmente, la película es MUY PERO MUY BACÁN. El nuevo look de los trajes y los zords es imponente, los efectos están bien logrados y la vestimenta de los personajes -en su faceta de civiles- es bastante adecuada para la época actual. Además, la nueva apariencia de Rita Repulsa (Elizabeth Banks), aunque bastante distinta a la clásica bruja oriental que recordábamos, no deja de ser atractiva y está perfectamente justificada con el nuevo rol y background que presenta en esta historia.


Rita Repulsa de 2017 (Elizabeth Banks), y Rita Repulsa de 1993
(Machiko Soga)

En cuanto a la construcción de personajes, me gustó el hecho de que se presentase a unos protagonistas mucho más conflictuados (unos más conflictuados que otros, Kimberly, por ejemplo, presenta problemas menos densos que los de sus compañeros, pero que también son típicos de la edad, lo cual no desentona). Esta vez no tenemos a cinco adolescentes modelo, sino a cinco jóvenes con problemas de identidad, de aceptación, de comportamiento, e incluso alguno de ellos manifiesta cierto tipo de autismo (si bien la película no lo especifica, todo indica que es Asperger). No es novedad tampoco -pues se ha comentado ya en otros medios- que la ranger amarilla (Trini/Tigre Colmillos de Sable, interpretada por Becky G), es lesbiana y que aún se encuentra en la etapa de aceptación, en la cual no se atreve a conversar del tema con otras personas (mucho menos con su “súper normal” familia). A mi parecer, este nuevo perfil de los personajes, enriquece mucho más su fondo, y los vuelve bastante más empáticos con el público actual. 



Vale decir, que los nombres de los personajes son los que recordamos con más apego al ser los mismos del primer escuadrón de rangers (sólo que interpretados por distintos actores): Jason (Dacre Montgomery), Zack (Ludi Lin), Trini (Becky G), Kimberly (Naomi Scott) y Billy (RJ Cycler). Por cierto, algo que me gustó mucho de la selección de actores, fue encontrar cierto parecido físico entre la actriz Naomi Scott y Amy Jo Jonson, la clásica Pink Ranger de la serie de TV y de la película de 1995.



La historia de por sí es bastante sencilla y apegada a lo planteado por la serie Mighty Morphin Power Rangers, aunque con algunas innovaciones (punto a favor), y alguno que otro hueco argumental (punto en contra): 

*ATENCIÓN A SPOILERS*

Los cinco jóvenes de Angel Grove, que esta vez asisten a clases correctivas los fines de semana, son reclutados por Zordon (Bryan Cranston), un ser de la era de los dinosaurios y Red Ranger original. Él fue derrotado en el pasado por Rita Repulsa -Green Ranger original- y por eso su mente está atrapada en la computadora de su nave, esperando la llegada de los nuevos rangers para combatir un posible retorno de su enemiga. El fiel acompañante de Zordon, es Alpha 5 (Bill Hader), un androide que encargado de entrenar a los nuevos rangers (los adolescentes antes mencionados). 



Como era de esperarse, Rita despierta en el momento menos conveniente para todos y se dispone a cumplir su maléfico plan: obtener oro para revivir a su secuaz Goldar (que esta vez es un monstruo gigante) y que éste le ayude a adueñarse del cristal Zeo, el cual la convertirá en la malvada ama y señora del planeta. Quienes siguieron las siguientes temporadas de la serie, notarán aquí una ilación con la saga Power Rangers Zeo, lo cual revelaría acontecimientos posteriores que se darían en las secuelas de este primer reboot.

Por supuesto, y como todos deseábamos, para combatirla, los rangers no sólo contarán con armaduras de combate, sino también con cinco poderosos “zords” (robots gigantes) correspondientes a sus respectivos animales sagrados: Mastodonte (Black Ranger), Pterodáctilo (Pink Ranger), Tricératops (Blue Ranger), Tigre Colmillos de Sable (Yellow Ranger) y Tiranosaurio (Red Ranger). Sólo integrándose como equipo, desarrollando sus habilidades de rangers y aprendiendo a manejar los zords, nuestros héroes serán capaces de dar frente a la amenaza de Rita.


Lamentablemente, aunque se trata de un argumento bastante “vendedor” y capaz de emocionar a cualquier hincha de la franquicia, los puntos más débiles de la película se encuentran también de este lado del desarrollo, pues los personajes, aunque con mucho potencial, no llegan a ser lo suficientemente explorados a nivel psicológico o emocional. Por otra parte, el hecho de que Rita sea la Green Ranger (cosa que se revela durante los primeros minutos del filme), nos provoca una fuerte impresión y gran expectativa, sin embargo, la pela decepciona al no volver a mostrarla en su forma de ranger durante el resto de la trama. Finalmente, hay otros problemas que, aunque secundarios, pueden llegar a incomodar a quienes no están muy relacionados con la franquicia, como el hecho de que los animales que corresponden a cada ranger nunca sean mencionados (el espectador sólo puede concluirlo tras una observación detenida de los zords -en imágenes, porque en la película, el movimiento puede no permitirlo-).


En contraste, uno de los puntos más potentes de la historia, curiosamente, se encuentra en la escena postcréditos, que revela una próxima aparición de Tommy Oliver, el personaje más querido y recordado de toda la saga de Power Rangers.

*FIN DEL SPOILER*

En conclusión, Mighty Morphin Power Rangers es una película que cumple con entretener y mover el filin de los nostálgicos; también es una película impresionante a nivel visual, pero que deja bastante que desear en cuanto a desarrollo argumental. Sobre las interpretaciones, podría decir que “cumplen”, aunque lamento decir que la presencia de Elizabeth Banks se siente desaprovechada, pues aunque sus gestos son bastante expresivos y su apariencia destaca, no hay una exploración propiamente dicha de Rita como personaje. A pesar de todo, Power Rangers sabe jugar con la expectativa de “lo que viene después” (se ha revelado que habrá unas seis secuelas), dejando ganchos y cabos sueltos que nos invitan (y de algún modo nos “obligan”) a estar pendientes de las continuaciones. ¡Ah, sí! Hay un cameo MUY PERO MUY FILIN (estén pendientes), y quienes esperen cantar el clásico tema “Go! Go! Power Rangers” saldrán contentos (sí aparece). Bueno, chau. 





Ficha técnica


Dirección: Dean Israelite
Producción: Haim Saban, Brian Casentini, Marty Bowen, Wyck Godfrey
Idea original: Matt Sazama, Burk Sharpless, Kieran Mulroney, Michele Mulroney; basada en Mighty Morphin Power Rangers de Haim Saban y Shuki Levy y en Kyouru Sentai Zyuranger de Toei Company.
Guión: John Gatins
Protagonistas: Dacre Montgomery, Naomi Scott, RJ Cyler, Becky G, Ludi Lin, Elizabeth Banks
País: Estados Unidos
Idioma: Inglés
Año: 2017
Género: Ciencia ficción, aventura, acción, superhéroes
Duración: 124 minutos





*También te puede interesar*

martes, 21 de marzo de 2017

“La Bella y la Bestia”: la magia cobra vida real


Por: Alexiel Vidam


Si tuviese que mencionar cuál fue mi primera “película favorita de toda mi vida”, sería La Bella y la Bestia, de Disney. Recuerdo que, allá por el año 91’, con 5 años de edad, me afané tanto con la película, que la habré visto unas diez veces seguidas… Siempre que me preguntaban qué película quería alquilar, yo decía “La Bella y la Bestia”.

Por este motivo, cuando supe que la película tenía un live action, no pude hacer más que emocionarme, y más aún, al saber que la encantadora y admirable Emma Watson interpretaría el papel principal. ¿Quién podría ser más precisa para interpretar a la princesa intelectual, y una de las más independientes de Disney, sino la inspiradora Emma? Además, según fueron apareciendo los trailers -uno tras otro- creció la emoción al comprobar la fidelidad con que este live action habría sido concebido. Pude corroborar esta fidelidad corroborar por fin ayer, que tuve la oportunidad de ver este nuevo filme.


Una de las cosas más bonitas, ha sido -sin duda- revivir esa magia que sentí por primera vez al observar su versión animada. Los personajes han sido recreados con sumo cuidado, llegando a personificar -en todo el sentido de la palabra- a aquellos seres que nos encantaron con su gracia y expresividad en el clásico de 1991. Las adaptaciones que más me impresionaron, dentro de los personajes secundarios, fueron las de Din Don y Lumière, interpretados por los capísimos Ewan McGregor e Ian McKellen respectivamente. Sus versiones “objeto” son tan reales y a la vez tan expresivas, que, sin dejar de ser un reloj y un candelabro, se presentan como pequeñas personas ante nuestros ojos. Por otra parte, pasando a los protagonistas, Bella y Bestia no pueden estar mejor representados. Emma Watson cumple las expectativas de joven inteligente, curiosa e independiente, mientras que Bestia (Dan Stevens) es un ser monstruoso e intimidante de buenas a primeras… que poco a poco se va transformando, mostrando su lado sensible y adorable.


En cuanto al argumento, si bien es bastante apegado a la versión animada (manteniendo incluso la mayoría de canciones originales), trae consigo nuevos músicos y cantantes (John Legend y Ariana Grande son los nuevos intérpretes del tema Beauty and the Beast), así como escenas completamente nuevas que llenarán espacios dejados en blanco por su versión anterior. En esta película, por ejemplo, comprenderemos la ausencia de la madre de Bella, lo cual le dará mayor profundidad al personaje de esta última. También encontraremos una mayor participación por parte de la hechicera que maldijo al príncipe.

De las escenas, las dos que más me impresionaron fueron la de la canción Nuestro huésped sea usted, en la que observamos a los objetos vivos del castillo luciéndose en su máxima expresión, y, por supuesto, la del esperado y mágico baile de La Bella y la Bestia.


Finalmente, cabe señalar que la magia de estas escenas (y de todo el filme en general), no habría sido posible de no ser por la cuidadosa dirección de arte y el excelente trabajo de vestuario y maquillaje. Se nota, además, que estos no se han basado exclusivamente en la película animada del 91’, sino que también, por ser una versión de “vida real”, ha tomado buscado apegarse más a la moda y estilo de la Francia histórica del S. XVIII; esto se nota claramente en los trajes, vestidos y pelucas. Esto me parece más que interesante, pues resalta el buen tino de los encargados de ver estos detalles, a la hora de equilibrar el realismo con el apego necesario al estilo del clásico animado.



100% recomendada. Véanla y prepárense para vibrar de nostalgia.


Ficha técnica


Dirección: Bill Condon
Producción: David Hoberman, Todd Lieberman
Idea original: Jeanne-Marie Leprince de Beaumont (cuento clásico La Bella y la Bestia), Linda Woolverton (película animada La Bella y la Bestia de 1991)
Guión: Bill Condon, Stephen Chbosky, Evan Spiliotopoulos
Música: Alan Menken
Sonido: Adam Kirley
Maquillaje: Chris Lyons
Fotografía: Tobias A. Schliessler
Montaje: Virginia Katz
Vestuario: Richard Van Den Bergh
Reparto: Emma Watson, Dan Stevens, Luke Evans, Ewan McGregor, Ian McKellen
Países: Estados Unidos, Reino Unido
Idioma: Inglés
Año: 2017
Género: Romance, fantasía, musical
Duración: 129 minutos




*También te puede interesar*